ESTRAVAGARIOSIGLO21

ESTRAVAGARIOSIGLO21
ESCRIBO PARA REDIMIRME DE MI MISMO

Contribuyentes

miércoles, 14 de diciembre de 2011

Silencio







Silencio.
En el viento, silencio y desierto.



lunes, 12 de diciembre de 2011

Si te amo...








Si te amo en el sabor amable de la ginebra,
en el regusto ácido del limón y el translucido hielo,
es porque en otras calles, en otros bares,
tú te demoraste entre mis brazos, oculta de la luz,
rellenando mi paisaje con la fragancia de tu cuerpo
y el incuestionable aliento de un deseo mudo.







viernes, 9 de diciembre de 2011

Cuanta tristeza conserva la tarde







Cuanta tristeza conserva la tarde.
En su gris presagio,
el otoño es una mano de lluvia y un lamento,
el recuerdo de tus pasos por mi cuerpo.







miércoles, 7 de diciembre de 2011

Todas mis amantes...



Todas mis amantes se sacian en la soledad,
quizás por eso en su silencio
se esconden las sombras de su estirpe,
y cuando las amo,
un sin fin de de hembras me seducen.


lunes, 5 de diciembre de 2011

París se cubre de puentes



París se cubre de puentes
como si el Sena se derrumbara para nosotros
y pudiéramos andar juntos sin vernos.
Sólo me pertenece la lluvia de un cielo violáceo
y la torre Eiffel encendida en su rojo duermevela,
deshojando la calma de un húmedo otoño.
Nada nos dio,
salvo un tiempo fugaz de cafés y bulevares
y aquel rincón donde perdernos.
Tu mano en la memoria de la mía
desnudando la piel,
y el sabor de tu deseo
a un inolvidable pastis
recorriendo todavía mi boca.



sábado, 3 de diciembre de 2011

Odio el rencor del mediodía



Odio el rencor del mediodía,
el silencio que presume de no tener anhelos,
y esta ausencia de motivos para amarte.


jueves, 1 de diciembre de 2011

Sometido...



Sometido a los designios de lo fugaz
soy vulnerable, como todos,
y en ese filo me arden las manos
con el dulce fluir de mi sangre.


martes, 29 de noviembre de 2011

Esta mañana



Esta mañana he pasado por delante de tu casa,
era temprano y te he imaginado sola en la cocina,
con una bata que recogía tu cuerpo descansado.
Entre tus manos tenías una taza caliente de café,
sí, ya sé que no te gusta el café,
pero a esas horas y con este otoño frío
¿qué hay mejor que un buen café?.
Los demás dormirían todavía, seguros por ti.
Afuera, una ligera bruma manchaba la mañana
con un aire de tristeza equivalente al silencio.


domingo, 27 de noviembre de 2011

Tan difícil...



Tan difícil como horadar la piedra,
mis palabras cruzan un largo camino
y se deshacen ante ti.
Todo lo que diga
no podrá cambiar tu deseo de olvidarme.


viernes, 25 de noviembre de 2011

No hay pieles...



No hay pieles que conserven el azar
ni la sutil promesa de un abrigo.
No hay amantes que desnudos frenen el dolor
si este no se ha sabido conjugar en la soledad de su confesionario.

Quedan los pasos contados que hay entre los dos.
Mi casa se abandona al atardecer
y la tuya inaugura los amaneceres
con el sabor imprescindible del pan recién tostado.

Nunca lograremos hacer un convenio.
Puede que esta lluvia precise unos segundos de silencio.
Puede que tu mirada sea el reflejo último
y desesperado por acariciarme
sin más tapujos que la ley del tiempo.
Pero puede también que yo no tenga nada más
que esta piel, este deseo,
esta sincera soledad que compartir contigo.


miércoles, 23 de noviembre de 2011

Después del humo y la ceniza


Después del humo y la ceniza,
recogeremos las palabras y los versos
o ese silencio
que el cuerpo necesita
tras una gran batalla.


domingo, 20 de noviembre de 2011

Sólo un rumor...



Sólo un rumor de palomas blancas traerá el alba.
Yo sigo esperando el edén,
pero la noche sigue ejecutando sueños.


viernes, 18 de noviembre de 2011

Te amo...


Te amo sin más paliativos que la soledad,
en su luz oscurecida cabemos los dos
y entre las flores del amanecer deberemos rescatarnos
para obviar el poder inagotable de nuestro silencio.


miércoles, 16 de noviembre de 2011

¿Qué pasión...


¿Qué pasión no guarda
unos centímetros de olvido
en la última noche
en que la trajo el amor?


lunes, 14 de noviembre de 2011

Detrás de la ventana



Detrás de la ventana, quizás como siempre,
amanece con el ocaso de mis manos en tu cuerpo.
En las calles camina el otoño
y los primeros gabanes que cubren la mañana.
Tomamos un respiro.
En tu mirada una brizna del azul oscuro de la noche
y un horizonte derrocado de estrellas silenciosas.
En mi cuerpo el resto de una marea
como un barco llegando del Gran Sol al puerto del alba.


sábado, 12 de noviembre de 2011

Quiero sentirte así



Quiero sentirte así,
ansiosa de mi piel y de mi boca,
aunque esto no sea nada más
que una noche sin prefijos
y tú y yo apenas tengamos
nada más que decirnos.


jueves, 10 de noviembre de 2011

Después de la pasión



Después de la pasión, en tu silencio, te pregunto:
¿Cuántas hembras caminan por tu cuerpo?
Siempre me miras y me dices:
es el deseo que ellas me dejaron.


martes, 8 de noviembre de 2011

En el claroscuro dela tarde




En el claroscuro de la tarde
tu cuerpo se hace estatua.
Apoyada en la ventana,
baja por tu espalda una cascada de ámbar.
Mientras yo admiro tu desnudo
y tus ojos se pasean por la deshabitada avenida,
me pregunto hasta cuándo tendremos estos instantes
bendecidos por la fortuna.
Un desgranado verano nos sostiene en la ciudad solitaria,
sus noches de azul cobalto son eternas
y en su duna dorada crecen las mañanas
al ritmo impagable de las caricias.
Apenas pasan las horas y los días,
todo es un tobogán donde respiro tu aliento,
beso tu piel, sueño tus sueños, hacemos el amor
y me hundo en tus risas como un gato en el regazo.
Es lo más parecido al cielo que conozco.




domingo, 6 de noviembre de 2011

Me recojo en tus manos




Me recojo en tus manos.
Allí, olvidado del mundo y su silencio,
oigo respirar el mar.



viernes, 4 de noviembre de 2011

Alargué la mano








Alargué la mano,
tu piel tibia se dejó de silencios
y vibró anhelante.
En la oscuridad,
la llama nos hacía
despejar todas las dudas.








miércoles, 2 de noviembre de 2011

Tu boca




Tu boca sabe al caolín que dejan las tormentas de verano
y en ese juego de tus labios con los míos,
apenas queda lugar a los recuerdos.

domingo, 30 de octubre de 2011

El tiempo








El tiempo se redime ante nosotros
y nos regala estas horas
en que tú y yo no existimos para nadie,
como héroes perdidos en un libro extinguido.








viernes, 28 de octubre de 2011

Cabe un sorbo más



Cabe un sorbo más,
apurar el alba,
ese pequeño recodo
en que al nacer el día
todavía nuestros ojos ven la noche.
Cabe un sorbo más,
apurar la piel
hasta el extremo
en que el deseo
sea un río agónico y silencioso.



miércoles, 26 de octubre de 2011

Como la piedra



Como la piedra
que ahonda en el agua quieta,
así entré en tu cuerpo
y me apoderé de tu piel y tu deseo,
derribando la humedad de tu cautela
y dando alas al largo quehacer
de tu mente inquieta.




domingo, 23 de octubre de 2011

He abierto







He abierto un espacio de luz
entre el bosque de cedros y de hayas
que forma el deseo de tu cuerpo,
y en la geografía de tus anhelos
he dejado el recorrido exacto de mis dedos
para cuando yo me vaya
.







viernes, 21 de octubre de 2011

Puedo amarte








Puedo amarte tanto como la noche,
y en ese precipicio de miradas esquivas
ser el fulgor de un último silencio.








miércoles, 19 de octubre de 2011

Tengo el poder


Tengo el poder de paralizarte,
metiendo entre tus labios
las yemas de mis dedos
o rozando suavemente
la redonda oquedad de tus senos.


lunes, 17 de octubre de 2011

He llegado


He llegado al centro de tu deseo
y tu gemido se ha oído
como un trueno en medio del bosque.


sábado, 15 de octubre de 2011

Todavía





Todavía quedan regiones inexploradas de tu cuerpo,
allí suelo ir para buscar tu soledad.



jueves, 13 de octubre de 2011

Mis manos



Mis manos son un barco varado en el puerto de tu dicha


martes, 11 de octubre de 2011

Descubro el anhelo



Descubro el anhelo entre los pliegues de las sábanas.
¿Quién no se ha pegado un tiro de deseos
y sangrado por los poros los años perdidos?



domingo, 9 de octubre de 2011

Viajo en el deseo


Viajo en el deseo,
como un barco se precipita en los abismos.



viernes, 7 de octubre de 2011

Nunca me has de amar



Nunca me has de amar como en este instante en que te sueño.


miércoles, 5 de octubre de 2011

No sé



No sé por qué mis manos comenten el error de las hormigas
y buscan alrededor de tu cuerpo su supervivencia.


lunes, 3 de octubre de 2011

El deseo construye muros




El deseo construye muros,
eleva casas,
habitaciones celestes
donde antes sólo había páramos…
edifica paisajes
para que el amor repose.















jueves, 29 de septiembre de 2011

Un tren me llama por mi nombre







Un tren me llama por mi nombre,
pero oculto en el jardín
dejo pasar la hora de su marcha.
Mientras, ella y la noche me esperan.







martes, 27 de septiembre de 2011

No sé si este contar las horas









No sé si este contar las horas
en que tú no estás
sirve para definir lo que es amor.
O sólo es el deseo de tu boca
como un relámpago
en el silencio de la tarde,
tu piel,
el sentido difuso de tu cuerpo...








domingo, 25 de septiembre de 2011

Me llamas y voy








Me llamas y voy.
Así hace el relámpago a la lluvia,
y gira alrededor de su luz.








viernes, 23 de septiembre de 2011

Entregarte a los silencios del faro








Entregarte a los silencios del faro
y en sus secuencia seguir las estelas
en la noche eterna del océano.
Una, dos, tres ráfagas cortas y una larga
como un minucioso trabajo de arquitectos
donde el agua se enciende
y en un instante se ven las carreteras del mar,
hasta el horizonte que arrastra la penumbra.
Allí los sueños se hacen tangibles
y a ti vuelve con la brisa el sabor de su boca,
la línea sagrada de su cuerpo,
nada más que lo importante,
aquello que te une a la vida.








miércoles, 21 de septiembre de 2011

Sé del agua







Sé del agua, de la lluvia interior,
de los cauces oscuros que se llevan la sangre
y en sus pétalos envuelven los deseos y las ausencias.








domingo, 18 de septiembre de 2011

Muchas noches







Muchas noches no existo,
soy el vértice que cierra la luz
en el lejano horizonte.








viernes, 16 de septiembre de 2011

Ella








Ella me dice que no hay mayor ternura que mi silencio.
Mientras, la tarde cálida nos acoge entre las sombras de las parras
y unas avispas revolotean deleitándose entre las uvas.








miércoles, 14 de septiembre de 2011

Te lo habrá dado todo








Te lo habrá dado todo
y aún así será poco.
No hay amores que se consagren al desierto
y no fenezcan en la larga travesía de una duna.
Porque quizás del amor
sólo vale el verso incontestable
de un cuerpo a cuerpo,
o el trayecto imposible de un silencio
de tus ojos a los suyos
y en ese vértice
la insinuación y el escalofrío de una caricia.








El error de las hormigas




lunes, 12 de septiembre de 2011

Café París XXVII





Jardins de Luxemburgo, tu cuerpo tierra de castaños…


Oigo los pájaros en la frondosidad de la noche,
un muelle con pequeñas antorchas
cuando tú me nombras.
Los pasos traen sonidos del verano,
una corriente eléctrica de lluvia y relámpagos,
la oscuridad entre los árboles
y la piel mojada en el deseo de las sábanas
aunque sea un suelo de humus
y una canción que todavía nos atormenta.










lunes, 5 de septiembre de 2011

Café París XXVI








Subo peldaño a peldaño por tu cuerpo
como las viejas escaleras de Montmartre.



Temo la urgencia de ti,
el ansia calcinada esclava de mi boca,
traída y llevada tantas veces
en el silencio orgánico de la noche.
Temo a tu piel, rémora de mis dedos,
su eco lejano, el fragante aroma que me ata.
Temo a tus manos eligiéndome, impacientes,
alzándome con las alas ciegas de un deseo loco,
aferrándome en un ir y venir desde tus pies
a la urdimbre húmeda de tu sexo;
llegando desde tu vientre a tus senos,
sonrosados, hambrientos y sedosos.
Temo andar por tu cuello, morder tu nuca,
sentir tu lengua devoradora,
experta, silenciosa,
hirviendo en un combate sin tiempo con la mía.
Temo el final, el armisticio,
el que me hace, bajando por tu espalda,
revindicar mi derrota.
Sudoroso, todavía usando mi lengua
para humedecer la senda de tus vértebras,
llego a escuchar el ronroneo
que emites en mitad del alba
cuando exhausto, naufrago en tu gozo.









lunes, 29 de agosto de 2011

Café París XXV







L’ îlle de Sant Louis, tu vientre, una sombra húmeda…



¿Cuánta sinceridad se deben dos cuerpos?
Despacio mis dedos buscan reunirte,
preguntan sin esperar respuestas,
entran por los senderos húmedos de la lluvia
y me dan a probar el dulce sabor de las acacias.
Mis pasos son luces, brasa de ti.
Expectante escucho tu voz,
gemido a gemido me das las raíces de tu anhelo,
la urgencia me desnuda,
cierro los ojos cuando me haces tuyo,
ahora rodeado de la caliente verdad de tu piel.




F






viernes, 26 de agosto de 2011

Café París XXIV






Junto al Museo d'Orsay, en el Hotel Le Bellechasse,
un viaje en la noche de tu boca.

Adoro tu saliva, tu boca,
tu lengua experta deshaciéndome.
La noche es espesa,
sin astros donde reposar el universo,
y en la terraza, casi desnudos,
las luces de París alargan las calles
enmarcando un paisaje inolvidable
con la dulce sensación del deseo
y esa trama de caminos imposibles
que han dejado en mi piel tus labios.





F








martes, 23 de agosto de 2011

Café París XXIII





Yo, el Sena entre tus muslos…



Quebrada la noche,
su hora decisiva cae sobre mi espalda,
siento tus manos pequeñas recorriéndome,
tu boca sembrando amapolas con tus dientes,
tus labios pronunciando un idioma extranjero,
un jeroglífico que me estremece,
el sutil fuego deja en mi vello nombres impronunciables,
todas las fuentes manan ebrias las verdades
y tú, vencedora, reina de Samotracia,
me has embarcado a un Egeo imaginario
donde es azul tu lengua y blanco el preludio de la luna.








F











sábado, 20 de agosto de 2011

Café París XXII








El puente de Alexander


Para poder sentir la dulce estancia del olvido,
los pasos del agua en su silencio
tienen en las palabras su urdimbre de fuego
en esta mañana en la que nadie más que tú me habita.

Arquea la caja donde te sustentas,
me duele cada huella que habla en ti
y tengo todas las ausencias rondando los barcos,
dormidos sueños, que en la orilla,
son como nuevas islas,
mundos donde todavía me puedo perder.



Este poema estaba perdido y es de la serie que escribí en París.




lunes, 15 de agosto de 2011

Café París XXI








De París son los besos,
no los besos míos
si no los de todos los que aman la vida
en esta ciudad sin tiempo.
Algunas veces digo que París es la ciudad
más hermosa del mundo…
a veces…
y es posible que otros no lo piensen,
es igual, el sentido o el lugar,
porque lo que es seguro
es que cada uno tenemos un París.
Por eso creo tener razón cuando lo digo…
“París es la ciudad más hermosa del mundo”.



viernes, 12 de agosto de 2011

Café París XX



Es cierto, ya no estoy paseando por Les Tuileries ni estoy sentado en esas sillas verdes de los jardines de Luxemburgo mientras corredores de fondo dan vueltas, sofocados y sin parar, entre los parterres de flores.
Escucho a Billy Holiday, con esa voz de dolor y de olvido, y sucumbo en este tren de la noche para yo mismo absolverme de ser otro… para recorrerme a mi mismo hay una vía que dirige su tenue y lejana luz al horizonte.



F



martes, 9 de agosto de 2011

Café París XIX






En los aeropuertos se estima el tiempo como lo aleatorio.
En el CDG es igual que en todos los aeropuertos,
la soledad camina con las maletas
y se recuesta en las puertas de embarque.
Las cintas transportadoras mueven despacio sus gomas vacías
donde nadie espera nada,
y alguna persona sentada mira al suelo
teniendo sus manos en posición de rezo,
una plegaria silenciosa que apenas es perceptible por los demás,
mientras, un par de maletas rojas siguen esperándome en silencio
.




F



sábado, 30 de julio de 2011

Café París XVIII









Es cierto, que difícil son las despedidas,
me abrigas en el tiempo
y con tus manos abiertas sabes consolarme
como si aparte de ser una ciudad habitada
por las maravillas y la desolación
tuvieras labios de mujer
y deseos húmedos
concentrados en esta lluvia
con que sin saberlo me despides.









domingo, 17 de julio de 2011

Café París XVII







Boulevard Haussman:
Digo sueños y en esta calle los encuentro todos.
Digo sueños y dinero.
La cúpula de las Galerías Lafayette
tiene el aroma de Dior y de Chanel
y besos en la boca con sabor a cerezas,
porque las cerezas en París y en mayo
saben a tu boca
cuando me muerdes los labios y te ríes.
Atrás queda Montmatre y el Sacre Coeur,
la rue Pigalle y los sueños del boulevard.
Opera trasmite “Le Grandeur” y la música en sus escaleras
tiene la luz de lo nuevo y el calor de la juventud,
después, siempre hay un después,
en un pequeño café tú me acaricias,
mientras me traes el mar cuando me miras.



F


domingo, 10 de julio de 2011

Café París XVI






En las tardes del Sena hoy caben los recuerdos y estos acuden a París a su cita del siete de mayo víspera del final de la II Guerra mundial en Europa.
Es tarde en la tarde de mayo y en el Pont des Arts se celebra el tiempo.
Hay días que guardan los pueblos en la memoria y en este puente de madera que acerca dos orillas, algunos parisinos celebran un picnic con champán y buffet frío y brindan, y hay música, se besan y sonríen a la vida en este preludio que trae de verdad la primavera.




Foto de Rosalía Calvo


viernes, 1 de julio de 2011

Café París XV








Todas las mujeres saben de París
porque sus besos se dejan parte de ellas en el viaje.
Solitarios puentes de miradas antiguas,
días de recorrido lento y huellas profundas,
los silencios hablan de los pasos perdidos
y su voz vuelve a perdurar
como una nueva estatua
mirando desde una atalaya al río.

Todas las mujeres que me han besado en París
tienen todavía su puente,
su estatua, su mirada, su río.









Foto de Rosalía Calvo






domingo, 26 de junio de 2011

Café París XIV





Escribe mi nombre
en las paredes del metro de París,
con el color bleu
iluminado de tus ojos,
y ahora, olvídame,
con el dolor con que se olvida
todo lo que aún se ama.






F


domingo, 12 de junio de 2011

Café París XIII



Los puentes de París
unen más que otros puentes,
abrazan las orillas
y cuando cruzas el Sena
te dejan el aliento impregnado como un beso,
te abraza el tiempo,
y la voz en off de todas las películas
que hemos visto de la Nouvelle Vague,
la intensidad de una mirada que te desnuda en un instante
o una conversación robada al azar
que te llega tan cerca que te estremece.






lunes, 6 de junio de 2011

Café París XII







Los ojos de los libreros del Sena
dejan ver la mirada del que sabe.
Nómadas del tiempo
se aferran como las salamandras
a las piedras de los puentes,
y en sus libros,
sus fotografías sepia y antiguas
y todo lo que pueden vender
hay un vestigio en blanco y negro
de lo reconocible y nuestro.



F


jueves, 2 de junio de 2011

Café París XI






De París son los besos,
no los besos míos
si no los de todos los que aman la vida
en esta ciudad sin tiempo.
Algunas veces digo que París es la ciudad
más hermosa del mundo…
a veces…
y es posible que otros no lo piensen,
es igual, el sentido o el lugar,
porque lo que es seguro
es que cada uno tenemos un París.
Por eso creo tener razón cuando lo digo…
“París es la ciudad más hermosa del mundo”.





viernes, 27 de mayo de 2011

Silvio Rodríguez - El día en que voy a partir



Feria del libro de Zaragoza

Mañana día 28 estaré firmando para los que querais mis dos poemarios últimos.

En la caseta de Olifante por la mañana (Babel en las manos)...también el lunes por la tarde y alguna tarde más.

En la caseta de Eclipsados por la tarde (Todas las mentiras que te debo)...también el martes por al tarde y el sábado 4












martes, 24 de mayo de 2011

Blowing In The Wind





70 años...felicidades cara de acelga



sábado, 21 de mayo de 2011

Café París IX





Cogiste mi mano con tu mano,
todavía caliente, tibia,
y en silencio me acariciaste el alma.





sábado, 14 de mayo de 2011

Café París VIII








Desde la altura de las gárgolas
los tejados de París se dejan visitar con la mirada,
allí donde anidan los pájaros
y las chimeneas se desnudan en su fragor de humo,
la ciudad es una metáfora de pizarras negras
donde escribir viejos cuentos y relatos de hace dos mil años.
El Sena se mece en su dolor de isla
y los barcos son remotos carruajes con sus huellas de agua.
Los puentes se habitan de palabras
y crecen a lo lejos como un enhebrado curso de pasiones.
Así y todo, un verso puede traer un incendio,
suenan nerviosas las sirenas
y
les sapeurs pompiers llegan rápidamente con sus mangueras
para que todo siga su curso normal,
pero desde aquí arriba la piedra dormita en su propio tiempo
con el sereno esplendor de envejecer en la eternidad.




lunes, 9 de mayo de 2011

Café París VII



Les amants du Pont Neuf pueden llegar cada uno a su cita en metro,
coger la línea siete dirección del Sena
y sin trasbordos encontrarse de nuevo a la hora acordada.

Hay una vida interior en la ciudad que huye de la luz,
un hábitat donde la prisa no demora el paso,
lleno de silencios pautados y música callejera,
miradas profundas o atisbo de desden,
lecturas de periódicos y libros en ediciones de bolsillo.

Un crisol de razas andan por las ocultas calles de París,
nunca un mundo se hace tan diverso
y tan igualatorio como en el metro.




martes, 3 de mayo de 2011

Café París VI







Me parece conocer a todas las turistas japonesas
que están este mes de mayo en París.
Me las encuentro en Notre Dame,
en el Louvre escuchando atentas las palabras de los guías,
paseando en Les Tuileries, La Defense,
en la torre Eiffel, en Montmatre,
en los puestos de libros de las orillas,
haciendo cola en L´Orsay,
en el metro, mirando los mapas de la red,
comiendo en los pequeños cafés
mientras repasan en su mente todo lo que han visto,
embarcadas en uno de tantos bateau mouche,
saludándome cuando me ven parado en medio de los puentes.
Creo que todas ellas son unas pocas
que se hacen de esta cuidad y crecen como las hiedras
entre los edificios, los bulevares, los muros del río…
y todas acabarán besando con pasión a un hombre
en cualquier banco del Pont des Arts
como si eso fuera en realidad a lo que han venido a esta ciudad.







F


domingo, 24 de abril de 2011

Café París V





Los besos de París no son como los de casa,
estos saben a
pastis, a cerveza kronenburg
y a café expreso con una jarrita de agua de la
robinette.
Pequeñas mesas en las que se roza el deseo,
sándwiches y ensaladas con sabor francés,
esa vinagreta tan especial que la hace ser de aquí.

Cruzar el
Pont des Arts y pisar sus maderas
mientras se besan con pasión
dos jóvenes sentados en un banco
y una pareja de edad madura
hacen un picnic en el suelo
bebiendo un vino blanco muy frío.
Los besos de París tienen esa humedad de cine,
del color de todos los silencios que se guardan entre dos
y ese dolor que traerá de nuevo el final
cuando todo no deja de ser tiempo,
un tiempo de besos
que alcanza las calles de esta ciudad de la luz.






sábado, 16 de abril de 2011

Christina Rosenvinge - 1000 Pedazos (videoclip)



Café París IV






Un sinfín de islas del tiempo
y las calles vacías en la lluvia.
Tañe el silencio de domingo en las mareas del río.
Las barcazas duermen como lagartos de piedra
con la cadencia de los pasos perdidos por los puentes.
Todos los puentes de la tierra saben del Sena
porque entre sus arcos los sueños traen rémoras,
las que nos hace sonreír sin venir a cuento
y dar una caricia al menos de más
a esa persona que en silencio te da su luz.
Cabe una voz y su mano fría arropada en mi bolsillo.

Los besos saben a fresas francesas limpias,
a biere a presión y expreso con la crema perfecta,
a fotografías entre los árboles y los bulevares
y con la sombra de la torre Eiffel impregnándolo todo.
Los cafés callan y nos acogen en su desnudez
con el calor que todavía tienen de la larga noche
y su déjeneur es un simple incremento de matices,
ensaladas y hierbas aromáticas
como pinceladas impresionistas
y de nuevo la sensación del tiempo detenido,
lo que hace rozarnos mientras hablamos
de les Tuileries o de la Orangerie,
del Louvre o de Les Invalides
como el reconocimiento de lo perdurable,
lo que merece la pena,
aunque sea mayo y haga un frío de invierno.


martes, 12 de abril de 2011

Café París III





La tarde trae en sus dedos fríos los pasos perdidos,
sentados en el café Les Deux Magots
en Saint Germain des Prés,
los
garçons pulcros y educados con sus blancos delantales
nos traen
les bieres con la sensación inabarcable de un rito,
el que tiene esta ciudad de luces y sombras
y que les da un siglo trenzando literatura y arte.

Al lado un escritor busca en su cabeza alguna idea
mientras escribe en sus cuartillas,
otro, famoso aquí, es entrevistado por tres periodistas.
Los fieles japoneses no se contienen
y siembran de su vitalidad de hormiga las mesas.
Un francés cena con champán
y sus amigos lo hacen con un vino de Borgoña,
y una pareja se besa
con la dulce contundencia que da besarse en París
haciendo del silencio un campo de batalla,
del lugar un frondoso bosque donde sólo ellos viven.
Es posible que al salir me haya fijado
en la falda de tubo de una camarera
que al pasar sonriendo nos decía “
bonsoir”.




F


sábado, 9 de abril de 2011

Café París II





Es mayo en París y sin embargo en los cafés ponen todavía calefactores en los veladores. Es mayo y la cerveza 1664 a presión, fría y suave tiene las sensaciones de un ciego en la boca y da serenidad a esta tarde tras recorrer la ciudad y varios de sus museos. El café de S.Severin está enfrente de la iglesia del mismo nombre y la calle es estrecha y llena de otros cafés y pequeños locales comerciales donde pulula gente diversa que pasa rozándome en esta tarde cubierta y gris y con un aire frío pero que no resta nada de color a la ciudad cosmopolita…me veo rodeado por personas hablando árabe, inglés y por supuesto francés…“merci” me dice el camarero llevándose con aprobación la propina, mientras cerca un buscavidas muy maduro acepta dinero, bebida, tabaco picado, realizando un trabajo muy serio de teatro calculado que lo hace casi irresistible…la ciudad de los prodigios cobra pujanza en sus manos…Así y todo es mayo y París arde en una fiesta de turistas y apreciar estos instantes, este ambiente ebrio y fecundo que sale de natural es otra forma más de ver la ciudad.
F




sábado, 2 de abril de 2011

Café París I







En París hay varios ritmos de vida que se contraponen, uno que respira la luz entre las calles de adoquines, parques y jardines, los edificios majestuosos con sus tejados de pizarra y el río…el Sena…que hace con sus meandros un ir y venir por esta ciudad de dos mil años a la que vértebra y da con sus puentes y sus paseos un punto que sabe distinguir enseguida el viajero y que incita de repente a pararse y mirar sin más el agua para sentirte en otra parte… Existe otro París de raíles y trenes que circula por debajo de la piel de la ciudad como las venas de un gran cuerpo y en la que se mueve sin parar el crisol humano…nadie es más que nadie en este correr sin pausa de estación en estación, trasbordos y locura ante la que no se puede más que continuar bajando y subiendo escaleras mecánicas y caminar por pasillos donde se oyen músicos y puestos de frutas y periódicos….todo es extraordinariamente rápido y silencioso entre miradas y silabeos entre las personas. Pero algo que me hace siempre sorprenderme son sus cafés, en ellos hay una relación entre las mesas y los consumidores cuando se paran a beber una cerveza, un café o tranquilamente hablan de sus cosas. Eso sí, a la hora de comer todo se transforma, el tiempo se para y en minúsculas mesas con pequeños manteles se crea una atmosfera especial después de aprender la formula más idónea para elegir los platos del día. Sin prisas los camareros te traen las viandas preparadas al gusto francés y todo se va consumiendo tranquilamente, paladeando, conversando, con un reposo casi inaudito para una urbe de tantos millones de habitantes y que es uno de los centros económicos del mundo.
F




martes, 29 de marzo de 2011

Ahora que ya no estoy






Ahora que ya no estoy todo es sincero,
aunque siga el día siendo triste
y en la mirada de tus ojos
sólo quede la llama del olvido.





viernes, 18 de marzo de 2011

No hay silencios perdidos...




No hay silencios perdidos más inoportunos
que los que traslada la lluvia entre sus trasparentes gotas.
Me encuentro en medio de una tormenta
donde sólo se escucha el eco de mi corazón
bombeando la sangre precisa para amarte,
pero tú has infringido las normas de los sueños
y desde las ventanas de mi soledad
cruzas entre las lagunas que devoran la calle
y te veo desbordar con los versos
todas las huellas que tiende mi esperanza.




domingo, 13 de marzo de 2011

Apenas sabes de mí






Apenas sabes de mí
más que este rastro de luces
que quedan en tu piel.
Un sabor marino en que te cerca la isla,
yodo, sal, agua luminosa…
y unos labios húmedos
que en la noche
te dejan impregnados
de la soledad del faro.



martes, 8 de marzo de 2011

Todo lo que tengo




Todo lo que tengo se lo he robado a la vida.
Ella, avarienta y celosa,
espera a la noche
y en lo mejor de mi sueño
se lleva lo que era suyo
dejando en mi boca su beso de hierro.




martes, 22 de febrero de 2011

Serpentea la niebla el abismo y su vértigo






Serpentea la niebla el abismo y su vértigo
y todo el silencio del fin del mundo calla ante nosotros.
Arriba a mí como si fueras esta lengua húmeda,
llévate esta soledad de azules,
el grito de las gaviotas,
la urgencia de desaparecer
y tenme entre tus brazos,
ahora que sólo la llamada del faro
es un quejido de bocinas,
una campana que hace eco en el horizonte,
la fiel despedida del miedo.





domingo, 20 de febrero de 2011

miércoles, 16 de febrero de 2011

Debo resarcirme del vértigo







Debo resarcirme del vértigo,
este río insondable de aguas oscuras
que me cierne en su abismo húmedo.
Ahora el amanecer es una estación más del día.
En la región de tu cuerpo la geografía no me indica nada
como si las carreteras secundarias de tu piel
no tuvieran más que la dirección incorrecta de mis manos.
Así y todo rehúso abandonar la cama, el cuarto,
la lámpara encendida donde se vislumbran los desagravios del sueño,
aunque tú te hayas ido a derrotarte en tus propios deseos
y yo siga cernido en el trapecio de una noche muerta.






jueves, 10 de febrero de 2011

Hay penumbras






Hay penumbras que duran la eternidad de un beso
mientras que un faro busca en el mar los recodos de lo perdido.






F


martes, 1 de febrero de 2011

Detrás de una escena de lluvia ...






Detrás de una escena de lluvia una mujer me abandona alrededor de la madrugada. Estar sólo consiste en esperar que el despertador te conmueva con el análisis diario de la actualidad más desoladora y que al apoyar tu brazo en el resto de la cama, ésta guarde sólo el recuerdo de un cuerpo y el frío inestable de una despedida.



miércoles, 26 de enero de 2011

¡Que dulce es el sabor de tu boca!








¡Que dulce es el sabor de tu boca!
Y respiro en silencio
mientras recuerdo el viaje
en que me pierdo.
Una sombra es la luz de un faro
cuando nos recorre desde la lejanía,
y ser lejanía como un futuro cierto
cuando él pasa constante
en su incesante búsqueda
de alumbrar la bóveda celeste.





F



sábado, 22 de enero de 2011

Hay un hilo...





Hay un hilo invisible entre nosotros...quizás sea la vida.





martes, 18 de enero de 2011

Todos los pájaros me hablan de ti







Todos los pájaros me hablan de ti
y sin embargo soy parte de un silencio que contempla el mar.
Puedo dormitar en el dolor del tiempo
pero sé que la noche trae a diario el placer de buscarte.
Allá, a lo lejos, las yemas de mis dedos te acarician,
y tú me respiras cuando desde la sombra mi luz es la llamada.





miércoles, 12 de enero de 2011

Este ligero dolor es pasajero







Este ligero dolor es pasajero, mis huesos reconocen la voz
y saben obviarlo y entregarse en silencio
conscientes de la debilidad que les transmito.
Todavía, sumergido en tu pasión,
puedo batir los record de tu piel y tu deseo
como un antiguo atleta va pausadamente deshaciendo su vida.
Puedo inaugurar rincones obsoletos de tu dicha,
gozar entre los dos de esa isla inolvidable
donde se ahuyentan, a lomos de un viento oscuro,
todos los prolegómenos del olvido.
Entre las sábanas se abre un mundo,
allí, nos entregaremos a recorrer pasajes demorados
y después seremos náufragos,
muertos y ahogados nos vencerá la mañana
con una mirada azul entre los ojos.





sábado, 8 de enero de 2011

Fue mi boca







Fue mi boca, desesperada lumbre entretejida a las órdenes del asalto, un ejército que buscaba en cada poro tuyo aliento y deseo, cruzando la umbría y el vértigo más húmedo de tu anatomía.
Resbaló el péndulo. Las horas no eran nuestras, sino de nuestros cuerpos y enhebré caricias a cada latido de tu corazón. Supe desembalar una a una todas las pequeñas preguntas que me hacías, alcanzarte desde la premura, cuando cerrando los ojos te levantabas sobre tu espalda y tus muslos se movían a oleadas dulces de un océano interior que nos hizo naufragar a los dos.





F


miércoles, 5 de enero de 2011

Hay heridas...








Hay heridas que siempre florecen en tus labios,
un largo despertar entre tus dedos,
lo trémulo, el fuego,
toda la cadencia de tu cuerpo,
un abanico de humedad recorriendo mi piel.
A veces los pájaros hacen sendas de olvido,
las nubes acarrean presagios de simiente
y en la espera, el viejo faro,
un tumulto de luz en la penumbra,
es un muelle abandonado donde la soledad peina
trazos de ternura buscándote en la distancia,
en esa lejanía donde se arrastra lo insondable.






F



domingo, 2 de enero de 2011

Será - Gastelo






Casi todo lo que preguntas se escapa de mis manos, de los dedos, como las gotas de lluvia que trajo noviembre. Vestida de invierno las noches te hacen luciérnaga en las sombras donde no llegan las farolas y en los estrechos senderos de las barras de bar donde el tintineo de las copas no puede ocultar la lumbre que expandes.
Sabes?, hay un hilo de luz entre la noche y el azar donde funámbulo conduzco ciego mis pasos para perderme en el aroma del mediterráneo y, para en el ancla de tus labios, saborear la incertidumbre.


Seguidores

Los poemarios

Los poemarios

Archivo del blog

Páginas vistas en total