ESTRAVAGARIOSIGLO21

ESTRAVAGARIOSIGLO21
ESCRIBO PARA REDIMIRME DE MI MISMO

Contribuyentes

lunes, 18 de diciembre de 2017

Todo es perpetuo en el atardecer.









Todo es perpetuo en el atardecer.
Queda en la retina de quien mira
las sombras en genuflexión
ante el paso del cáliz y los óleos sagrados
en las manos del cura vestido con su estola,
y acompañado con el sonoro tintineo
con que toca a muerto una campanilla
llevada por un niño vestido de monaguillo.

Todos contemplan apesadumbrados
la casa a la que ha llegado la hora
y murmuran “a otro que lo llevan al Señor”



f.




domingo, 17 de diciembre de 2017

No hay palabras que resguarden la oscuridad de los ancianos









No hay palabras que resguarden la oscuridad de los ancianos.
Contemplar el mundo y murmurar es su trabajo
mientras en el carasol del otoño
perdura su vida entre las hojas movidas por el viento…
Las sombras descienden sobre ellos
y sentadas a su lado les siembran de voces el silencio.



f.




sábado, 16 de diciembre de 2017

Detrás de la oscuridad








Detrás de la oscuridad
los muebles nos guardan el silencio.
Lunas picadas por el llanto
de tantas noches de demora y de insomnio.
Dentro, donde ya no quedan las viejas mudas,
queda un aroma lejano a membrillo y a lavanda,
y el paso indescifrable de la quera.


f.



viernes, 15 de diciembre de 2017

Hurgar en la venganza










Hurgar en la venganza.
Pisar la miseria
como una casa derrumbada
sobre los nombres anónimos.
Hay polvo en los viejos zapatos.
La navaja marcó hendiduras en el árbol.
Para siempre nos dejó sus signos de tristeza.



f.




jueves, 14 de diciembre de 2017

Y saber de la tormenta










Y saber de la tormenta,
del viento húmedo galopando en el bosque.
Y saber del relámpago,
umbría de todo lo que se hace silencio
cuando el cielo se rompe en dos,
como golpeándolo con una hacha, quebrándolo,
y se convierte en la columna vertebral del incendio.




f.




miércoles, 13 de diciembre de 2017

Viene la lluvia y trae su tributo






Viene la lluvia y trae su tributo.
Siento el silencio golpear la tarde.
Las calles tienen el azul grisáceo
oscuro y luminoso del pavimento.
Pasan despacio los vehículos
como una fuente elevando el agua
mientras los hombres, a cubierto,
contemplan murmurando deshacerse el cielo.



f.




martes, 12 de diciembre de 2017

Frente a la oscuridad la brasa deja rastros en el aire









Frente a la oscuridad la brasa deja rastros en el aire.
He alcanzado la altura de un hombre,
la longitud exacta de mi sombra cubre el atardecer.
Camino desde los arrabales
allí, donde todo tiene la medida de lo anónimo.
El lugar donde con el espíritu arrasado
solo se escucha la música en los tejados del zureo de las torcaces.



f.




lunes, 11 de diciembre de 2017

La sabara se despierta con la luz blanquecina de la luna








La sabara se despierta con la luz blanquecina de la luna.
Frente a mis ojos el bosque se reviste de fugaces esquirlas.
Tengo el frío húmedo de los lavaderos en mis brazos de cristal,
siento el tacto áspero de la piedra y los restos del jabón
impregnan el aroma del agua parada… 
mientras, escucho el ronroneo del gato
que se mueve entre mis piernas.



f.


domingo, 10 de diciembre de 2017

Me duele la blancura








Me duele la blancura,
el azahar dulce del atardecer
cuando suena el eco de las esquilas.
Queda en las manos el último romero
y en la espalda el hilo de luz que aniquila el sueño.



f.



sábado, 9 de diciembre de 2017

Más allá de la noche









Más allá de la noche
el quejido del viento trae su llanto.

Un hombre sabe descender a los infiernos
y agrupar sus pérdidas al alba.
Se escucha el canto de un salmo.
Arrecia la lluvia.
Desde sus pasos se dirige al final de la calle.
No hay nada de reposo.
Nada de trascendencia
salvo el pausado caer de hojas a sus píes.



f.




viernes, 8 de diciembre de 2017

No queda ya la cadencia de la siembra









No queda ya la cadencia de la siembra.
Vuelan los pájaros negros
y anida el silencio en las cárcavas.
Miro las huellas frescas en el barro,
es el protocolo de la noche en el corazón
con su rojo hilo de sangre derramada.


f.



jueves, 7 de diciembre de 2017

He traído de lejos el fuego del olivo









He traído de lejos el fuego del olivo,
la holgura del quehacer de la serpiente,
un día de lluvia sin reparos
mientras contemplo en el campo
la soledad del barbecho.


f.




miércoles, 6 de diciembre de 2017

Se ha sembrado la luna de amaranto









Se ha sembrado la luna de amaranto.
Cubre de lágrimas la línea del cielo.

Hay guirnaldas dulces en la sombra,
mientras vuelan al Sur los últimos pájaros
dejando rastros azules en el corazón.

Trae a mí la ira
un poco de esa costumbre
de abandonarme
al lamento de los bárbaros.



f.



Entre nosotros no hay distancia








Entre nosotros no hay distancia,
solo nos habita un surco de agua
y su ir y venir en los márgenes de la esperanza.
El invierno nos deja su escarcha blanca
reluciendo en las primeras briznas del alba.

No he vengado la verdad,
solo he podido beber el acíbar en su boca.



f. 



lunes, 4 de diciembre de 2017

Dentro de mis párpados









Dentro de mis párpados
se esconde el miedo y crece la luz.

He sentido hervir el agua.
La nieve es ya un goteo de lumbre.
Las uvas del otoño
tienen el sabor de un año
que lentamente nos ahoga.


f.




domingo, 3 de diciembre de 2017

De lo que nunca sé surge la luz










De lo que nunca sé surge la luz.

Cae sobre mí el precipicio de la palabra.
Escucho al delator contar en el ábaco una a una sus miserias.
Las campanas traen el eco de la eternidad
mientras las calles se hacen deudoras del viento.
Hay nieve que por su pureza se abandona a ser espejo del sol.
En mis manos solo queda el abismo, la intrascendencia.



f.




La inmensidad puede ser mi mano cerrada llena de arena










La inmensidad puede ser mi mano cerrada llena de arena.

Subo desde el suelo a la torre donde prendo el ángaro.
Hay nieve en las cumbres.
En mi memoria todo se hizo del fuego del silencio
El viento es un cuchillo que habla el idioma del acero.
He sembrado luces en el estribo de la tarde
y las nubes guardan la llave para ahogar las emociones en su viaje al este.


f.



Seguidores

Los poemarios

Los poemarios

Archivo del blog

Páginas vistas en total