ESTRAVAGARIOSIGLO21

ESTRAVAGARIOSIGLO21
ESCRIBO PARA REDIMIRME DE MI MISMO

Contribuyentes

miércoles, 13 de diciembre de 2017

Viene la lluvia y trae su tributo






Viene la lluvia y trae su tributo.
Siento el silencio golpear la tarde.
Las calles tienen el azul grisáceo
oscuro y luminoso del pavimento.
Pasan despacio los vehículos
como una fuente elevando el agua
mientras los hombres, a cubierto,
contemplan murmurando deshacerse el cielo.



f.




martes, 12 de diciembre de 2017

Frente a la oscuridad la brasa deja rastros en el aire









Frente a la oscuridad la brasa deja rastros en el aire.
He alcanzado la altura de un hombre,
la longitud exacta de mi sombra cubre el atardecer.
Camino desde los arrabales
allí, donde todo tiene la medida de lo anónimo.
El lugar donde con el espíritu arrasado
solo se escucha la música en los tejados del zureo de las torcaces.



f.




lunes, 11 de diciembre de 2017

La sabara se despierta con la luz blanquecina de la luna








La sabara se despierta con la luz blanquecina de la luna.
Frente a mis ojos el bosque se reviste de fugaces esquirlas.
Tengo el frío húmedo de los lavaderos en mis brazos de cristal,
siento el tacto áspero de la piedra y los restos del jabón
impregnan el aroma del agua parada… 
mientras, escucho el ronroneo del gato
que se mueve entre mis piernas.



f.


domingo, 10 de diciembre de 2017

Me duele la blancura








Me duele la blancura,
el azahar dulce del atardecer
cuando suena el eco de las esquilas.
Queda en las manos el último romero
y en la espalda el hilo de luz que aniquila el sueño.



f.



sábado, 9 de diciembre de 2017

Más allá de la noche









Más allá de la noche
el quejido del viento trae su llanto.

Un hombre sabe descender a los infiernos
y agrupar sus pérdidas al alba.
Se escucha el canto de un salmo.
Arrecia la lluvia.
Desde sus pasos se dirige al final de la calle.
No hay nada de reposo.
Nada de trascendencia
salvo el pausado caer de hojas a sus píes.



f.




viernes, 8 de diciembre de 2017

No queda ya la cadencia de la siembra









No queda ya la cadencia de la siembra.
Vuelan los pájaros negros
y anida el silencio en las cárcavas.
Miro las huellas frescas en el barro,
es el protocolo de la noche en el corazón
con su rojo hilo de sangre derramada.


f.



Seguidores

Los poemarios

Los poemarios

Archivo del blog

Páginas vistas en total