ESTRAVAGARIOSIGLO21

ESTRAVAGARIOSIGLO21
ESCRIBO PARA REDIMIRME DE MI MISMO

Contribuyentes

lunes, 16 de enero de 2017

FAROS XLII (último)










Tuve el amor junto al mar,

era un ángaro encendido día y noche,

donde se agitaban siempre las gaviotas,

me quemaba con su fuego de isla

y dejaba reposar,

junto a su sombra, mi corazón.


El agora de mis palabras

se perdió en la nieve,

la luz del invierno creció en su mirada...

pero es justo saber de esas huellas invisibles

que horadarán siempre mi memoria.



f.












lunes, 9 de enero de 2017

FAROS XLI






Del lado oscuro del nosotros,
una línea larga y azulada
que guarda nuestro dolor, nuestra palabra,
desde allí, he recorrido el trecho solitario de la bruma,
sintiendo la falta de tus manos pequeñas,
tu boca susurrándome las cosas que no olvido,
tus sentidos llegándome adentro,
como cuando una marea inunda playas solitarias...
ahora enciendo bujías en el agua,
dejo señales sonoras en el viento,
como todos los faros sostengo a pulso las horas,
en medio de la ausencia,,
dejando en el aire mi voz que te conoce.



f.














lunes, 12 de diciembre de 2016

FAROS XL











Amo esta soledad de tu boca,
henchida en silencio y en gemidos de viento.
Me cruzas despacio con tus manos,
cuelgas los símbolos del fuego en mi pecho...
pájaros, luces de un faro, lluvia...
signos inequívocos que traen tu palabra.



f.










lunes, 5 de diciembre de 2016

FAROS XXXIX










Ha venido a mí el mar,

un rehacer ronco de olas y mareas.

Surge el viento en las veredas...

altano, maduro, húmedo de luz y lumbre.

Me pierdo en la penumbra de la noche,

cruzo un paréntesis

en el que las sombras tienen vida.

Vuelvo a ver a lo lejos la soledad del faro,

la labor de la espera,

el respirar en la consciencia

que va lamiendo el horizonte...

marca sus cifras de logaritmo:

tres cortos, un largo, un silencio de segundos...

un dialogo morse en que guiarse

cuando solo somos nosotros y la oscuridad.



f.






lunes, 28 de noviembre de 2016

FAROS XXXVIII











Como todos los silencios regreso de la noche.
No me olvido de las estelas
en que me deshago en la oscuridad,
ni del respirar a golpes de morse
en una infatigable melodía
que clama al horizonte.
Detrás de las mareas
siempre hay para el ahogado
una nueva senda.
Es verdad que el océano no perdona,
es el ciego señor
que cuando respira se desata la ira.



f.














lunes, 21 de noviembre de 2016

FAROS XXXVII












Empaparme de lluvia...vivir en silencio.
Respirar el amanecer y vestirme
con la sencilla urgencia del tañido lento de la luz.
Sé que vuelven mis pasos a inundarse de murmullos
y que crezco en las palabras como una vela al viento.
Me lleva un sonido de tormenta, un pasar de nubes...
aunque la argolla de un muelle,
la branza de los condenados,
me sujeta eternamente a la orilla
y desde los arrecifes diviso el horizonte...
ahora apagadas, quedan en mi mente
las sílabas de un fuego nocturno que ilumina el faro.


f.











Seguidores

Los poemarios

Los poemarios

Páginas vistas en total