ESTRAVAGARIOSIGLO21

ESTRAVAGARIOSIGLO21
ESCRIBO PARA REDIMIRME DE MI MISMO

Contribuyentes

sábado, 12 de julio de 2008

Cuando no soy nadie







Mi estado metafísico es la tristeza


Cuando no soy nadie
y apenas puedo estar entre los incendios de la noche,
me recuerdo a las capitanas que cruzan los desiertos
traídas y llevadas por el viento.
Tu espalda puede traerme los reflejos de una batalla
y tu boca la sangre que han perdido
mis venas sajadas al amanecer.
Nunca es demasiado fuego
pero quizás las ocarinas del alma
sean como las que mueven los sueños en los árboles,
un viento negro que trae el aroma de las entrañas del bosque.
Ahora, es de noche, oscura y negra,
como los finales de todas las películas tristes,
con su tiempo de atardecer sujeto a la piel.
En la soledad de mi deseo
el océano se retira lejos,
tras las dunas y los montes,
con el temor de que nunca
vuelva a necesitarlo
y que al resumirlo en un verso tras mi mirada fiel
sepa escuchar que su silencio me ama.



F

6 comentarios:

Camille Stein dijo...

soledad del viajero, nómada del deseo nunca colmado salvo en los frágiles momentos del espejismo... desierto...

un abrazo

Selma dijo...

"Mi estado metafísico es la tristeza" No me gusta en absoluto leer esto... Sí ya sé, es la introducción de un poema precioso como todos los tuyos en cambio esa es la que me gusta "... sepa escuchar que su silencio me ama."

Un beso f.

Arkantis dijo...

No me gusta estes triste...

doberka dijo...

Si ese estado metafísico te sirve para crear poemas tan hermosos, Fernando, pues bienvenido sea, pero no te acostumbres, porque la tristeza suele ser una compañera extraordinariamente fiel.

Besos

MARIA dijo...

Permíteme que en esta ocasión lea ese primer verso de forma literal y no esté de acuerdo con él "Cuando no soy nadie".
Amigo mío, siempre somos alguien, a veces nos sentimos como sino fuéramos nada, como si nadie nos viera, ni perteneciéramos a nuestro lugar... pero siempre somos alguien.
Partimos de que estás triste, vale, se acepta, de acuerdo... motivo para soltar esa sensación, esa tristeza... a partir de ese momento eres alguien que escribe y escribe su sentir, su sombra, su noche, su tormenta incluso... y entonces busco descubrir en estos versos la presencia de ese alguien y hallo que existe un suave sonido del alma, un aroma del bosque, la presencia lejana del deseo y aunque lejos, ese océano sigue ahí y en el silencio de un murmullo lejano recibes el sentir de que eres amado.
¡Bien! Ya vuelves a ser alguien.

Un abrazo a ti, que vuelves a ser alguien.

UMA dijo...

Cuando te sentìs asì, y creès que no sos nadie, parece que otro te habita y se cierra el paisaje sobre uno mismo, si sabrè de esos tiempos en que parece uno querer escapar por el ojo de una cerradura, y ni siquiera tiene la fuerza para intentarlo.
Bello poema.

Seguidores

Los poemarios

Los poemarios

Archivo del blog

Páginas vistas en total