ESTRAVAGARIOSIGLO21

ESTRAVAGARIOSIGLO21
ESCRIBO PARA REDIMIRME DE MI MISMO

Contribuyentes

viernes, 30 de mayo de 2008

Reguero de ausencias II







Cada vez más crezco en la maleza.
A nadie encuentro.
Nadie que sepa decirme si esta sábana
es el último reducto de los hombres perdidos.


Hay una línea discontinua en el borde rojo de un atardecer,
pueden ser mis últimas palabras,
quizás sólo mis últimos deseos.



Sabrás de mí en las mañanas,
cada madrugada soy la sombra que te acaricia,
ese que sigue pensando en ti
cuando ve su cama vacía.



Un desierto se alimenta de las voces del ayer.



Puede que sepas de mí por el calor de tus recuerdos.
Nada más cruzar el río
y mirar al otro lado del puente
sigo esperándote,
como un mineral a disolverse en la lluvia…
Eternamente.



Trae la noche un guarismo mágico,
encontrar el número vital en la penumbra
nunca te abre la puerta del amanecer.



Siempre hay esperándonos un escalofrío en un templo griego,
unas piedras eternas que murmuran
y al pasar junto a ellas, desprevenido, te subyugan
y con el eco del pasado te acaricia el tiempo.



Para derribar la primavera sólo hace falta
recorrer los campos y en cada amapola
dejar un reguero de ceniza.


7 comentarios:

Arkantis dijo...

Ausencias...siempre latentes..
besos poeta

marina dijo...

un reguero balsámico para los ojos, reguero trazado con pincel que los sabe, con paleta que lo siente.

saludos...!
:-)

Enredada dijo...

poeta bello, poesía que brota de tus pensamientos y me llega al corazón, SIEMPRE.
mil besos

Lena dijo...

Es exactamente así...

un escalofrío en un templo griego...

compensar luego la ausencia con vino y kalamatas...

llorar viendo el mar...

bello, Fernando...

Estremecedor.

alba alpha dijo...

Cada vez más crezco en la maleza...
Hermoso.

Un abrazo

Caminodelsur dijo...

hay quienes tejen con letras hermosas ausencias uno de ellos eres tú

Saludos

MARIA dijo...

La "ausencia" en cierta forma es la presencia de lo que ya vivimos, de lo que ya se sintió, de lo que se amó... y al recordarlo es como hacerlo presente aunque sea sólo en la memoria.
La "ausencia" es vida pasada y la maleta de nuestro viaje cada vez abulta más, pero seguimos viajando y todavía nos quedan palabras y deseos, sombras en la madrugada, somos recuerdos en el otro, ecos del pasado y seguimos recorriendo campos con amapolas.
Si seguimos de viaje, sigamos dejando regueros.

Que mis palabras se añadan a ese reguero de comentarios. Besos.

Seguidores

Los poemarios

Los poemarios

Archivo del blog

Páginas vistas en total