ESTRAVAGARIOSIGLO21

ESTRAVAGARIOSIGLO21
ESCRIBO PARA REDIMIRME DE MI MISMO

Contribuyentes

jueves, 29 de septiembre de 2011

Un tren me llama por mi nombre







Un tren me llama por mi nombre,
pero oculto en el jardín
dejo pasar la hora de su marcha.
Mientras, ella y la noche me esperan.







martes, 27 de septiembre de 2011

No sé si este contar las horas









No sé si este contar las horas
en que tú no estás
sirve para definir lo que es amor.
O sólo es el deseo de tu boca
como un relámpago
en el silencio de la tarde,
tu piel,
el sentido difuso de tu cuerpo...








domingo, 25 de septiembre de 2011

Me llamas y voy








Me llamas y voy.
Así hace el relámpago a la lluvia,
y gira alrededor de su luz.








viernes, 23 de septiembre de 2011

Entregarte a los silencios del faro








Entregarte a los silencios del faro
y en sus secuencia seguir las estelas
en la noche eterna del océano.
Una, dos, tres ráfagas cortas y una larga
como un minucioso trabajo de arquitectos
donde el agua se enciende
y en un instante se ven las carreteras del mar,
hasta el horizonte que arrastra la penumbra.
Allí los sueños se hacen tangibles
y a ti vuelve con la brisa el sabor de su boca,
la línea sagrada de su cuerpo,
nada más que lo importante,
aquello que te une a la vida.








miércoles, 21 de septiembre de 2011

Sé del agua







Sé del agua, de la lluvia interior,
de los cauces oscuros que se llevan la sangre
y en sus pétalos envuelven los deseos y las ausencias.








domingo, 18 de septiembre de 2011

Muchas noches







Muchas noches no existo,
soy el vértice que cierra la luz
en el lejano horizonte.








viernes, 16 de septiembre de 2011

Ella








Ella me dice que no hay mayor ternura que mi silencio.
Mientras, la tarde cálida nos acoge entre las sombras de las parras
y unas avispas revolotean deleitándose entre las uvas.








miércoles, 14 de septiembre de 2011

Te lo habrá dado todo








Te lo habrá dado todo
y aún así será poco.
No hay amores que se consagren al desierto
y no fenezcan en la larga travesía de una duna.
Porque quizás del amor
sólo vale el verso incontestable
de un cuerpo a cuerpo,
o el trayecto imposible de un silencio
de tus ojos a los suyos
y en ese vértice
la insinuación y el escalofrío de una caricia.








El error de las hormigas




lunes, 12 de septiembre de 2011

Café París XXVII





Jardins de Luxemburgo, tu cuerpo tierra de castaños…


Oigo los pájaros en la frondosidad de la noche,
un muelle con pequeñas antorchas
cuando tú me nombras.
Los pasos traen sonidos del verano,
una corriente eléctrica de lluvia y relámpagos,
la oscuridad entre los árboles
y la piel mojada en el deseo de las sábanas
aunque sea un suelo de humus
y una canción que todavía nos atormenta.










lunes, 5 de septiembre de 2011

Café París XXVI








Subo peldaño a peldaño por tu cuerpo
como las viejas escaleras de Montmartre.



Temo la urgencia de ti,
el ansia calcinada esclava de mi boca,
traída y llevada tantas veces
en el silencio orgánico de la noche.
Temo a tu piel, rémora de mis dedos,
su eco lejano, el fragante aroma que me ata.
Temo a tus manos eligiéndome, impacientes,
alzándome con las alas ciegas de un deseo loco,
aferrándome en un ir y venir desde tus pies
a la urdimbre húmeda de tu sexo;
llegando desde tu vientre a tus senos,
sonrosados, hambrientos y sedosos.
Temo andar por tu cuello, morder tu nuca,
sentir tu lengua devoradora,
experta, silenciosa,
hirviendo en un combate sin tiempo con la mía.
Temo el final, el armisticio,
el que me hace, bajando por tu espalda,
revindicar mi derrota.
Sudoroso, todavía usando mi lengua
para humedecer la senda de tus vértebras,
llego a escuchar el ronroneo
que emites en mitad del alba
cuando exhausto, naufrago en tu gozo.









Seguidores

Los poemarios

Los poemarios

Archivo del blog

Páginas vistas en total