ESTRAVAGARIOSIGLO21

ESTRAVAGARIOSIGLO21
ESCRIBO PARA REDIMIRME DE MI MISMO

Contribuyentes

domingo, 31 de enero de 2010

Nunca me dice su nombre...








Un día de muelles tiene en el invierno la bruma,
el débil sentido de la lluvia,
su ardor de cascabel,
el lado de un sueño invertebrado,
la máxima expresión de la calumnia.
He abierto la puerta y ha entrado ella,
trae una gabardina marrón y un vestido negro,
el frío se demora en su mirada
mientras como un gato se desnuda delante de mí
y fuma uno tras otro cigarrillos rubios.
Coge de mi cartera su precio exacto
mientras con las volutas del humo me cubre de deseo.
Lo mejor de su nombre es que nunca me lo dice.






F



sábado, 30 de enero de 2010

Entonces no hubo fuego éramos el fuego



Entonces no hubo fuego éramos el fuego
y el bosque y los pájaros incendiados.
Tu cuerpo era agua de lluvia entre mis dedos,
el mío piedra de silex agrietando tu carne,
entrando en los silencios,
muriendo en cada embestida por ti.


Nunca pensaste que el agua de tu cuerpo
fuera a incendiar las sábanas.
Nunca dijiste en voz alta aunque lo pensaste:
“este hombre es un huracán que me perturba,
me hiere en el lado más fértil de mi cuerpo,
en el lugar inequívoco donde soy mujer,
hembra dulce y deseosa de sentir el fuego
y la eternidad de su cuchillo”.




F




viernes, 29 de enero de 2010

Abre






Abre el surco de la piedra...
unos dedos encendidos son el buril
que te recorre y te talla
en la senda imprescindible del deseo.








Quique González - La ciudad del viento



Habito la ciudad del viento y el cierzo todavía no se pronuncia sobre tu nombre.



jueves, 28 de enero de 2010

Zbigniew Preisner - Road




Cantó el amanecer y sólo fue un largo lamento de ausencias



miércoles, 27 de enero de 2010

Ebrias






Ebrias en la espera cruzan tu cuerpo mis manos,
ahora todavía es un viaje de promesas.






F



martes, 26 de enero de 2010

Resuenas en la luz





Resuenas en la luz. Eres el eco,
la distancia hambrienta en que te amo,
la que dibuja el horizonte sin saberte,
el vuelo del águila, la larga unidad de la cadena,
la somnolencia en el instante fugaz en que te nombro.





F





lunes, 25 de enero de 2010

Rebosa entregada en el límite





Rebosa entregada en el límite.
Se erige entre la palabra y el fuego.
Ella, se deshace en el agua,
quiebra los juncos
y en el limo
fecunda la primera sílaba de mi nombre.





Sting - Fragile



domingo, 24 de enero de 2010

Después fue la piedra






Después fue la piedra.
De nuevo la flecha cruzó el bosque,
el incendio era la fronda de la noche,
los pájaros sin nido,
la lluvia en la tormenta.
Su quebrado gemido
se escuchó en la lejanía de la llama,
lo cóncavo tuvo entre sus manos
la frialdad del mármol
y esa suave calumnia que tiene la arista del deseo.






F


sábado, 23 de enero de 2010

En tu haber









En
tu
haber
te
has
recorrido
el
largo
precipicio
de
las
excusas,
ahora
lo
insaciable
puede
derrocar
ese
castillo
donde
nada
te
cobija.





F



viernes, 22 de enero de 2010

Abro un surco





Abro un surco y nace la fronda precisa que te cubre...


Algo tuvo el verano que nos dejo cautivos
esperando en los muelles un barco de especias,
un lugar tranquilo
donde la esencia no fuera el matiz si no la estancia,
el deseo un jardín de pájaros
y los murmullos la música donde desembalar tu nombre y el mío.




miércoles, 20 de enero de 2010

Detrás de la ventana








Detrás de la ventana, quizás como siempre,
amanece con el ocaso de mis manos en tu cuerpo.
En las calles camina el otoño
y los primeros gabanes que cubren la mañana.
Tomamos un respiro.
En tu mirada una brizna del azul oscuro de la noche
y un horizonte derrocado de estrellas silenciosas.
En mi cuerpo el resto de una marea
como un barco llegando del Gran Sol al puerto del alba.






Del libro "El error de las hormigas"






martes, 19 de enero de 2010








Sé del agua, de la lluvia interior,
de los cauces oscuros que se llevan la sangre
y en sus pétalos envuelven los deseos y las ausencias.



Del poemario "El error de las hormigas"






sábado, 16 de enero de 2010

Me despierta la noche






Me despierta la noche,
alzada en los peldaños de la luna
sabe demorar su voz entre mis sábanas
y en sus desnudos hilos se trama
un tapiz de luces y de insomnios.






jueves, 14 de enero de 2010

Será






Será
el
verbo
ungido
en

el
fuego
de
tu
boca,
humedad

de
tu
palabra
con

mi
nombre,
silabeado

lentamente
como

una
letanía
donde

devorarme.





miércoles, 13 de enero de 2010

Respirar






Respirar. Quizás al cuerpo se le reveló la luz.





martes, 12 de enero de 2010

El deseo...







El deseo tiene en la palabra un yugo interminable.
Él prefiere subsistir en las voces ocultas de la piel.




Del poemario "El Alhaquín"




F



lunes, 11 de enero de 2010

Hay muelles







Hay muelles sin palabras:
tu boca, tu mirada,
la certeza de tus pasos,
ese certero centro de mi deseo.





Del poemario "El Alhaquín"




F



Sobre la vida






Sobre la vida:...Aún perdiendo mereció la pena





sábado, 9 de enero de 2010

Después del humo y la ceniza







Después del humo y la ceniza,
recogeremos las palabras y los versos
o ese silencio
que el cuerpo necesita
tras una gran batalla.





Del poemario "El error de las hormigas"




F



viernes, 8 de enero de 2010

También...






También la sombra de un hombre marca el tiempo segundo a segundo.







F


jueves, 7 de enero de 2010

Repara el silencio





Repara el silencio la urdimbre del agua,
la tenue voz que se lleva el río
en la fronda sinuosa de tus ojos.





F



martes, 5 de enero de 2010

Rocé la luz



Rocé la luz.
Un jirón de tiempo enmudeció.
Ahora sé de lo desnudo
de un corazón solitario.


F


domingo, 3 de enero de 2010

Sabes...








Sabes que todo lo que traje llenó el dintel de mi mano,
era del polvo el dolor del silencio y la humedad de recoger el trigo.
Entre mi sombra y yo ocupamos una vida,
un reguero de agua, un trozo de isla,
todo lo que aprendí lo llevo en mis ojos,
y en medio de tu cama, una noche de invierno,
al lado izquierdo de tu cuerpo,
tuve para ti unas horas de estío.
Luego supe partir,
sólo fueron instantes antes de que desearas mi marcha.




F


Silvio Rodriguez - Esta Canción




viernes, 1 de enero de 2010

Reconozco el miedo






Reconozco el miedo,
tiene el color del amanecer
cuando mis ojos solitarios
buscan imprecisa la luz anunciada,
el avatar donde todavía hay siembra,
el lugar preciso
donde me he de volver a abandonar.







F



Seguidores

Los poemarios

Los poemarios

Archivo del blog

Páginas vistas en total