ESTRAVAGARIOSIGLO21

ESTRAVAGARIOSIGLO21
ESCRIBO PARA REDIMIRME DE MI MISMO

Contribuyentes

domingo, 30 de agosto de 2009

Fui madera







Fui madera en el advenimiento de tu cuerpo,
la ansiedad del humo,
mientras fue tu mano
la que meció el fuego
y tu boca era
la que soplaba ante la noche
oscura y densa.
Después surgió la caricia,
cuando todo era régimen de ceniza
y entre las sábanas cabían todos los matices,
todas las preguntas que nos traería el alba.


Acérame las palabras












Acérame las palabras
y busca de nuevo en mi espalda
las marcas de tus uñas.






F




sábado, 29 de agosto de 2009

viernes, 28 de agosto de 2009

Gianni Bella - Si de Amor ya no se muere




Recorrí las calles





Recorrí las calles en la noche del verano
tras las horas en que todo fue tormenta,
quedó el aire límpido y una serenidad de charcos silenciosos.
Cada paso era de nuevo un viaje al laberinto,
mientras te imaginaba
sosteniendo un débil hilo
que entre tus dedos nos unía
y que sin remedio se iba deshaciendo
al alejarme entre las sombras amarillas
e ir perdiendo tu voz en el eco de mi propio sentimiento.


jueves, 27 de agosto de 2009

Algo...






Algo de lo que me redime busca en ti
la parte donde escondes tu ternura.





F



miércoles, 26 de agosto de 2009

Fue azul






Fue azul como un blues

y tenía un temblor dulce y entregado

cuando todavía

la tormenta nos traía

los vestigios húmedos del verano.








F



martes, 25 de agosto de 2009

Entonces fue la espera







Entonces fue la espera
y en mis manos
una gruesa tela dormía el tiempo.
Se hizo del sueño,
quebró la duda en tu cuerpo exento.
Giró la noche
buscando el sonido perfecto de tormenta,
la huida inquebrantable
que siempre trae la lluvia.
Las huellas de mis dedos,
como llamas calientes,
dibujaron imprecisas estelas
entre tu vestido
y el milagro de tu piel estremecida.
La noche tiene esas imágenes,
tu sombra fértil y entregada
traída en las hélices del tiempo,
durmiendo en mi,
pájaro nocturno
que abre luz en el silencio,
poso fértil que me deja un sueño.





F



lunes, 24 de agosto de 2009

Amancio Prada Compañera




En pie la sombra de la noche herida







Las noches roen el mármol….

J.L.Borges



En pie la sombra de la noche herida,
detrás de ti, cubriéndote la aurora
se vierte el cuenco de la espera,
el puente, la línea, el rojo infinito del deseo.
Atrás, quedó el sabio destino de la duna,
la algarabía de todo prohibido,
la señal, el humo, la forja imposible de tus manos,
el saciarte diluida entre la lluvia,
entrelazada urdimbre donde la trama se deshizo.
Humedad derrotada,
cada lágrima es una luz errante,
lo que mueve el mundo pequeño de dos cuerpos,
cada instante un arbóreo revuelo de los pájaros,
los astros, el silencio, el fuego y su condena errante.
El ahora es un verso, cien seguidos en la voraz fiebre.
Todo lo que dejó esa marea tuvo un cuarto en su batalla,
una cama, unas sábanas revueltas,
varias preguntas sin respuesta,
unos cigarrillos rubios
y un poco de ginebra.




domingo, 23 de agosto de 2009

Miles Davis...Ascenseur pour l'échafaud




Ninguna ciudad





Ninguna ciudad
en la que hemos podido estar
nos echará de menos,
ni siquiera cuando París
haga el recuento del fin de año,
Venecia prepare su famoso carnaval
o se celebre de nuevo
el torneo del Palio en Siena.
Cuando somos nosotros,
encerrados en la oscuridad luminosa del deseo,
no hay destierro en que secundar tanta belleza,
ni los florecidos sakuras
en la primavera de Japón
robarán de tu piel y de la mía
el ebrio sentido de un nuevo naufragio.

F


sábado, 22 de agosto de 2009

Desnuda





Desnuda abriste la cama para mí,
y sí, cada huella mía en tu piel
tenía un nombre preciso…
una fecha en el calendario,
el recuerdo de un hotel,
de una ciudad, de una historia.



viernes, 21 de agosto de 2009

Déjame deshacerme entre tus dedos






Déjame deshacerme entre tus dedos,
ser la masa que da valor a la levadura de tu boca,
el agua oscura que enmarca tu mirada en la noche,
el dolor, su respiración en el vaho de la piel,
el color del atardecer cuando en silencio te habita,
la caricia desprendida del alba en la ventana de tu cuarto,
la huida, el prefijo, la llamada,
el abanico de matices,
el rasguño prendido al deseo
de tenerme inquieto, poseído.




F


jueves, 20 de agosto de 2009

Tu cuerpo






Tu cuerpo como el desierto de Namibia
se hace de huellas que esperan la llegada de la lluvia
para aliviadas del peso del recuerdo decir: por aquí pasó él.







F



miércoles, 19 de agosto de 2009

Silvio Rodríguez - Yo digo que las estrellas




En la fragilidad










En la fragilidad soy el tigre,
el arma mortal que te deshace,
y en la debilidad
la metáfora de la lluvia
o la inquebrantable quimera
que te desnuda cada tarde.



F



martes, 18 de agosto de 2009

Silvio Rodriguez - Me va la vida en ello




Entre mis dedos






Entre mis dedos tu geografía se escribe con signos enigmáticos.
Alrededor de tu cuerpo he puesto todas las señales,
he marcado trayectos, grabado canciones,
enumerado todos los nombres con los que te conozco
y, en el día a día de las perdidas,
detrás de cada silencio, cada ausencia,
he dejado el borde doloroso de un verso,
el cáliz donde demorarme,
el fuego para incendiarte cada vez que te encuentro.





lunes, 17 de agosto de 2009

En el debito








En el debito un encendido alambre que señala el entonces,
la áurea mirada de todo lo fugaz,
el mar arbóreo de la noche oscura,
un brillo de faros en la penumbra,
la quiebra debida de su espalda al caer sobre mí,
el sabor inexplicable de su boca,
la flecha donde dibujar el sendero de la saciada lengua,
el derroche de la esgrima,
el canto apenas perceptible de un pájaro en el bosque,
la soledad prendida al silencio de la otra piel cuando se desconocen,
la argolla con que alterar el paso de las horas,
la palidez de un orgasmo junto al otro,
el lado más certero al cerrar los ojos y adivinarlo todo,
la urdimbre donde no eres más que el naufrago…
Un nuevo deceso cuando ya no hay palabras
y sólo se escucha el murmullo de la lluvia.




domingo, 16 de agosto de 2009

He puesto





He puesto la palma de mi mano cerca de tu corazón,
siento el vuelo de gaviotas erizando el mar
y esa suavidad de las preguntas perennes.
Mientras tu piel sostiene una conversación privada con mis dedos,
al mirarnos a los ojos todavía hay silencio
y un cierto asombro entre nosotros,
como si las urgencias elevarán
todas nuestras alarmas conocidas
y los milímetros que nos separan
apenas tuvieran ya valor.





F


sábado, 15 de agosto de 2009

Hay fronteras






Hay fronteras donde los ojos pierden
y sólo las yemas de los dedos
saben en el estruendo de las hojas
el camino del bosque.





F


viernes, 14 de agosto de 2009

Si hay disparos de nieve






Si hay disparos de nieve la noche será larga
y no sirven los matices
para deshacer la parte más sincera de un beso.
Alrededor de tu cuerpo caen las preguntas,
¿de qué sirven cuando al rozarte se encienden todas las alarmas?
Queda entre los dos lo arbóreo de tu boca,
el dintel de mis manos entrando en ti,
el sabor a canela de tu cuello
y el largo suceso de gemidos
con que afrontamos el silencio.




F


jueves, 13 de agosto de 2009

No tengo alma






No tengo alma,
sólo soy una isla con un faro,
un embarcadero silencioso
y un revuelo habitado por pájaros.




F



miércoles, 12 de agosto de 2009

Fue entonces






Fue entonces
cuando mis dedos
se mojaron en tu boca.
Dejaste de hablar
del lado oscuro de los adjetivos
y del universo
del que se desprenden todos los acentos,
en silencio crecieron los verbos,
nuestros nombres y el deseo.




F


martes, 11 de agosto de 2009

Entonces vinieron tus ojos...







Entonces vinieron tus ojos
y me hablaron de lejanías,
mirándome dentro, tan adentro
que todavía quedan restos de tu luz en mi sangre.





lunes, 10 de agosto de 2009

Mientras...





Mientras tu vestido de punto se hacía un ovillo
yo medía el tiempo de las olas,
cifraba en tu cuerpo cada marea,
rebautizaba tu nombre con las yemas de mis dedos,
mi boca silenciaba cada gemido tuyo
y un aura húmeda
nos donaba su silencio.



domingo, 9 de agosto de 2009

Resume la luz...





Resume la luz de un verano,
la eternidad de un abrazo,
la dulzura de un beso,
el largo refugio de la piel
del uno en el otro…
ese silencio contenido de lluvia
donde la noche se hace
deseo, dolor, palabra.





F


sábado, 8 de agosto de 2009

Hay palabras...





Hay palabras que saben detenerse
y crecen como mandrágoras
en el borde mismo de todos los latidos,
allí, donde indefenso te desbordan.





jueves, 6 de agosto de 2009

Algunas veces...




Algunas veces cuando me desvelo salgo a la terraza a sentir en mitad de la noche el viento frío invernal o la brisa de verano, esta noche, sobre las cinco de la mañana, cuando aún no había amanecido, se dejaba sentir una brisa fresca que reconfortaba tanto por fuera como por dentro, daba cierta serenidad al espíritu e incluso adormecía el confuso animo que a esas horas suele tener uno cuando se desvela...allí, majestuosa y redonda, estaba la luna llena perseguida por Júpiter en un juego que desde la noche ya había disfrutado. No sé, pero estas pequeñas cosas que uno puede ver en soledad traen caricias viejas, momentos en los que todo lo que nos ahoga pierde la trascendencia y sólo nos queda respirar hondo, en silencio, y reflexionar sobre lo pequeños que en realidad somos y la poca importancia que tienen nuestras cuitas diarias llenas de egocentrismo y excusas para dar respuestas normalmente extrañas a lo que merece poco la pena.


miércoles, 5 de agosto de 2009

Algo del invernal otoño traía tu boca








Algo del invernal otoño traía tu boca,

la suave caída de la lluvia,

la saliva derramada en gotas donde demorarte,

el llanto de la sangre hormigueando en la piel

cuando tus labios dejaban un rumor de hojas secas

al recorrer muy despacio toda mi anatomía.





Ahora...



Ahora, en el tamiz de los instantes, como un rumor de sombras perennes, me habitan múltiples e indecorosas todas las urgencias y me llenan de un árido sentido de las cosas, nada es posible o todo es un cristal demasiado débil y quebradizo para sostenerlo entre mis manos. Certera es la garra del águila, el abrazo oscuro y denso de la pantera, el aullido irresoluble del lobo, el andar de noches sin aliento, respirando un viento que se derrama sobre mi como una lluvia de paisajes marchitos, un sentido prefacio de viejas canciones y voces antiguas que salen al paso de esta desarmonía del caos en que a veces se hunden los espíritus solitarios.



martes, 4 de agosto de 2009

Algo de lo que fue





Algo de lo que fue
tiene el color anaranjado
de los crepúsculos de verano.
Lo tenue, fugaz, quebradizo,
lo etéreo e impreciso,
lo suave, cálido, remoto,
la lejanía como concepto,
el viaje como llamada,
el silencio conservando la espesura,
el sutil regreso de la llama
en el borde húmedo de tus labios.



lunes, 3 de agosto de 2009

Hoy...





Hoy he visitado el albor y la duda.
La espera, oferente, ha cruzado el bosque
y se derrumbó ante mis ojos.



domingo, 2 de agosto de 2009

Vinieron los pájaros...






Vinieron los pájaros
y se posaron en mi silla
eternamente vacía.





F


Detrás






Detrás, junto a los pliegues del atardecer
se fueron todas las preguntas
y nos quedó el invierno.







Seguidores

Los poemarios

Los poemarios

Archivo del blog

Páginas vistas en total