ESTRAVAGARIOSIGLO21

ESTRAVAGARIOSIGLO21
ESCRIBO PARA REDIMIRME DE MI MISMO

Contribuyentes

miércoles, 31 de diciembre de 2008

Vendras en la noche










Vendrás en la noche
como las auroras,
a escribir en mi cuerpo
tu nombre.
Serás de sangre,
rumor de violáceo trueno,
alquimia de aceites
y flores salvajes.
Ahora,
que de nuevo
te nombro,
me estremezco.


F



lunes, 29 de diciembre de 2008

Reclámame en la noche





Reclámame en la noche el final del acoso,
tenme sujeto a tus brazos,
a la humedad de tus labios,
a tus calientes pechos.
Se la tierra, el zaguán del puerto,
el muelle que me espera,
cada uno de mis sueños,
el temblor estremecido del deseo.


F


Silvio Rodriguez Esta extraña tarde

domingo, 28 de diciembre de 2008

Es domingo



La música es como el día...





Es domingo, es verdad, los domingos tienen siempre el rumor de las horas oscuras del fin de semana y ese sabor en la boca que te deja el alcohol, el tabaco, el sinuoso sentido del tiempo nocturno todavía entregado a ti con imágenes que no se alejan sino que te piden un poco más de tu cuerpo y tus sentidos.
En los días de lluvia el silencio es una manera más de sentimiento, lo quebrado que te une a la realidad apenas se inmuta pero tú eres otro, más cercano a una película de cine negro o de la nouvelle vague francesa donde las palabras cobran su peso por su escasez. La lluvia se recorre todo lo que la noche no supo acabar de llevarse.
Es domingo, llueve, los tejados relucen en el grisáceo cielo…posiblemente esté triste, pero eso es otra historia.



F


Ay luna y donde quieras que estes(María José Hernández








He estado en un concierto de ella...me ha encantado.

sábado, 27 de diciembre de 2008

Cuando fuimos los mejores

Hay cadencia de mi boca en ti





Hay cadencia de mi boca en ti.
La espina de un rosal tiene mis labios,
sangran tu nombre
y se esfuerza el invierno en traer la lluvia.




F


jueves, 25 de diciembre de 2008

Seré





Seré de tu boca la última palabra,
un silencio póstumo en la noche oscura,
el lobo ardiente en el páramo,
la luz y su dolor de incendio
de un relámpago asesino.



F



martes, 23 de diciembre de 2008

ADDIO CUORE



ADDIO CUORE



Es posible que nunca me recuerdes,

¡que lejanas son las noches de la Piazza Navona!,

mi boca te pedía un poco más de fresa,

aquellos besos suicidas junto al Duomo de Milán,

tu reías mientras huías de los ojos de los demás,

ese andar desnudos, rebuscándonos entre las sábanas,

en aquel hotel, donde por la ventana,

sólo se veía el Gran Canal.

Hay veranos que se reservan un poco

de lo que nunca volverá.



(esos viajes en autobús...)


F



lunes, 22 de diciembre de 2008

Llegará





Llegará despacio,
sin el rencor de la bruma,
sola y silenciosa,
será esencia de la vida…
Llegará,
y tú despertarás de nuevo,
en la sutil gasa
de la aurora.



F


sábado, 20 de diciembre de 2008

Regrésame





Regrésame.
Sé la paciente Penélope encendida.
Agrieta el muro.
Acércate a mí, sé la sierpe.
Véndeme tu placer y tu deseo.
Arrincona este duelo de esgrima
que siempre nos debemos.
Sala las heridas con el sudor de nuestros cuerpos.
No busques el reproche antiguo.
Asiéntate en mi piel, rasga mi regazo.
Hazme tu tierra, tu bosque,
tu océano de dudas y destierros.
Crece enredada a mi vientre.
Piérdeme una y otra vez entre tus pechos.
Derrama el aceite y esa savia de lluvia y de silencio.
Ahora estoy desnudo.
Soy yo, el que te busca en todas las mujeres.
Llego de lejos, como siempre que regreso.
Tal vez me quede como entonces
o mañana tenga el instinto de ausentarme.
Ámame como siempre lo has hecho,
como si fuera el hoy el último pasaje.

F


jueves, 18 de diciembre de 2008

Ven de lejos










Ven de lejos e imperceptible abrígate en mi boca.

Recórreme despacio, lentamente,

sé la huella y la humedad extrema.

Ahora en tus labios se asientan mis sentidos,

todas nuevas y difusas sensaciones.

Ven a mi e ingresa en mi cama,

entre las sábanas te alzarás fecunda.

Sabes que todo lo que remuevas apenas te conoce,

quiero salvarme entre tus pechos

y hundir mi silencio

en la hondura deliciosa de tus sueños.


F


miércoles, 17 de diciembre de 2008

Es la hora del crepúsculo






Es la hora del crepúsculo

cuando los pájaros son la púrpura vencida de la tarde.

Todos los silencios se desperezan

cuando vienen en su cohorte de débitos

y en su rumor de ángeles

custodian este aljibe de lluvias.

Perezco entorchado en las lágrimas,

¡que rojo es el pulso de esta muerte anunciada!...

habré de salvarme en tu vientre,

como otros días en que me habitas.

Desnudo soy parte de lo cálido,

en tu piel el resto del mundo apenas me percibe

y enredado en tu vestido

soy el desafío último que te queda

para respirar el resto de la noche.



F



El silencio




El silencio es un ramo de rosas
que avanza perfumando las estancias.


F


martes, 16 de diciembre de 2008

Ahora seré silencio





Ahora seré silencio, silencio cubriendo las calles en una tarde de invierno, cuando nadie te espera, cuando nadie te aguarda salvo un plato recalentado en el precipicio de la oscuridad. Pero no me temo, no temo el poder devastador de los desiertos, ni este agreste páramo en que habito, ni esas manos que se llevan las arenas pueden servirme de excusa, como siempre las huellas son precarias teas que el tiempo borra.
Los astros son a la noche los puntos suspensivos del universo, con cada sueño puedo recorrer una galaxia y desde el cinturón de Orión vestir todas las lágrimas que en la noche de verano trae el bullicio de la muerte.
Siempre espero a Sirio, sé que de nada me va a servir esta muerte anunciada, pero su fuerza azulada, su titilar incesante, es como el bálsamo que me anuncia el quiebro…pongo los relojes a punto, escucho el ulular del viento, es posible que mañana al amanecer tenga una nueva herida en el costado y unas palabras hayan crecido en mi bolsillo.






F

lunes, 15 de diciembre de 2008

Desnuda y con sombrilla - Silvio Rodríguez

Sarabande Haendel

Y ahora que nada soy






Y ahora que nada soy,
apenas lo escapado
por el filtro del aire de tu respiración.
Ahora que no conmuevo
más allá que una hoja caída de los álamos,
puedo perder mi causa,
arrebatar la herida,
recogerme como la basurilla
que queda en los gabanes
dentro de un bolsillo…
Seré lo incierto de una noche,
lo que nunca se recuerda,
lo viejo, lo pasado,
quizás la última chispa
que recordará tu fuego.

F

domingo, 14 de diciembre de 2008

sábado, 13 de diciembre de 2008

Vendremos de lejos




Vendremos de lejos,
desde donde siempre hemos partido,
aunque en el borde de este abrazo
nos caben todavía
unas gotas de alcohol,
un vértigo sincero
y un poco de muerte.



jueves, 11 de diciembre de 2008

Renglón



El cojo sabe a ciencia cierta que sus pasos merodean el drama.


martes, 9 de diciembre de 2008

Déjame crecer en el silencio



Déjame crecer en el silencio.

Casi todo lo que hurga en mi memoria

tiene palabras que erosionan,

será la vida que crece en mi

con su hiedra de acero,

pasos y voces

que siguen humedeciendo el amanecer,

muelles de carga

donde un hombre, solo, fuma en solitario,

mientras un faro le acaricia el dolor

con su cálida mano en el océano,

allí, donde la oscuridad todavía le espera.


F


viernes, 5 de diciembre de 2008

Soy el abandono





Soy el abandono,
lo indudable,
lo pactado o infinito,
el réquiem de muerte,
el adagio de amor,
la urdimbre de un cuerpo,
la savia de un árbol viejo,
la musaraña de un sueño,
el sabor a pastis,
el pan que humea en su hogaza,
la voz que se silencia,
el sano escupitajo en mitad de una cara,
la valla en su herrumbre,
la cálida respuesta,
el abrazo fraternal,
el frío en el rostro,
la lágrima de invierno,
el deshonor de un olvido,
aquel amigo antiguo,
la carta amarilla,
el teléfono sin dígitos,
el banco de piedra,
el verdín de un charco,
la manera de ser del viento del norte,
la esgrima de Dante,
la respuesta siempre,
la parada de un bus,
la estación del sur,
el canto perdido,
el silbido errante,
la noche en su carne,
aquel amanecer que te estremece,
el desafío postrero,
la calma inusitada,
lo ingrato de un destierro,
lo feo de lo predecible,
el rayo que no cesa,
la angustia sin medida,
el beso húmedo y certero,
la piel estremecida,
el deseo...

F


miércoles, 3 de diciembre de 2008

Mis dedos en tu boca






Mis dedos en tu boca,
en la humedad de tu lengua,
tus dientes rozando la piel
en el preciso instante
que tu deseo crece,
y ya no me ves,
me devoras....

F


Agonizo con la lluvia





Agonizo con la lluvia,
soy el relámpago aferrado a tu deseo,
y en este silencio de tardes perdidas
el otoño del bosque,
el vuelo de los pájaros,
la luz azulada del horizonte...
Tu gemido
creciendo incesante
entre los muslos.

F


lunes, 1 de diciembre de 2008

Paradoja






Paradoja del amor:
ser ramera de un deseo
que cobra de ti su precio.

F


Seguidores

Los poemarios

Los poemarios

Archivo del blog

Páginas vistas en total