ESTRAVAGARIOSIGLO21

ESTRAVAGARIOSIGLO21
ESCRIBO PARA REDIMIRME DE MI MISMO

Contribuyentes

sábado, 31 de mayo de 2008

viernes, 30 de mayo de 2008

Reguero de ausencias II







Cada vez más crezco en la maleza.
A nadie encuentro.
Nadie que sepa decirme si esta sábana
es el último reducto de los hombres perdidos.


Hay una línea discontinua en el borde rojo de un atardecer,
pueden ser mis últimas palabras,
quizás sólo mis últimos deseos.



Sabrás de mí en las mañanas,
cada madrugada soy la sombra que te acaricia,
ese que sigue pensando en ti
cuando ve su cama vacía.



Un desierto se alimenta de las voces del ayer.



Puede que sepas de mí por el calor de tus recuerdos.
Nada más cruzar el río
y mirar al otro lado del puente
sigo esperándote,
como un mineral a disolverse en la lluvia…
Eternamente.



Trae la noche un guarismo mágico,
encontrar el número vital en la penumbra
nunca te abre la puerta del amanecer.



Siempre hay esperándonos un escalofrío en un templo griego,
unas piedras eternas que murmuran
y al pasar junto a ellas, desprevenido, te subyugan
y con el eco del pasado te acaricia el tiempo.



Para derribar la primavera sólo hace falta
recorrer los campos y en cada amapola
dejar un reguero de ceniza.


jueves, 29 de mayo de 2008

Tu Frialdad - Triana




la buscaba!!!

Vendrá la noche






Vendrá la noche.

Su silencio erguido.

Un relámpago.

Su trueno.

La lluvia mojando los cristales.

Un murmullo del viento erizando el alma.

Cada vez me cuesta más

no alejarme con el vértice de la vida.



f

martes, 27 de mayo de 2008

Aquella tarde






Un día enaltece la sangría.
Es de noche.
Hay una humedad en el alma
y yo sigo muriendo
en el silencio de aquella tarde.




f

lunes, 26 de mayo de 2008

Será






Será la tierra.
Una ardiente lengua de su hambruna.
Un gemido de deseo entre las piernas
y desde el cielo una mirada azul y silenciosa.



f

viernes, 23 de mayo de 2008

Las estaciones






No encaminé mi adiós hacia la eternidad,

hay tantas estaciones en tu cuerpo

que deambulo por él

siguiendo un círculo de piel y de deseo.



Foto

jueves, 22 de mayo de 2008

EL crematorio



Puedo decir que allí olía a carne requemada, salía un humo negro que buscaba el cielo en su última huida. Pensé, “no sufrió mucho, tal vez fue mejor así”…y el humo seguía dirigiéndose a ennegrecer el azul del cielo de mayo.
El cementerio es para mí un lugar a desaparecer. No entiendo estos sitios llenos de nichos que se adueñan de parte de las ciudades, y no entro en lo insalubre y macabro de saberte rodeado de semejante compañía cuando acudes a un sepelio. Son ciudades del silencio, endémicas y llenas de pesadumbre, que crecen, crecen, crecen...Inexorable y sin prisas se hacen con parte de las ciudades para siempre.
El humo se disipa y yo con un cierto aire solemne espero sentado junto a mi amigo a que recoja la urna, he pensado “estará caliente todavía” y me ha dado una especie de escalofrío pero no se me ha notado nada.
Podría decir que ojalá a todos nosotros nos dieran este último aliento de 800 ó 1000 grados para convertirnos en polvo, caliente eso sí en un primer momento, pero nada más…polvo que puede acabar debajo de un árbol, al viento, en un río, en el mar, o incluso en un aparador si siguen recordándote de una manera insana…”que nos dejen en paz una vez muertos y quemados ¡coño!” o al lado de las latas de conservas, hombre si es cerca de una radio, no sé, a mí aún, pero no , mejor al viento o al río.
Mi amigo está afligido, ciertamente ver a su madre en una urna no es un placer pero yo lo consuelo con todas las frases posibles…todo por salir de este sitio donde me parece que van a salir de sus nichos a reclamarnos su parte del botín, a quejarse del vecino de arriba que vienen mucho a verlo y no paran, a pedir mejores vistas o que ellos también querrían haber sido cenizas y no un campo de gusanos muertos.
Debo pensármelo mejor e intentar no ser tan buen amigo otra vez… ¡que vengan con su familia joder!

miércoles, 21 de mayo de 2008

Hay un retorno






Hay un retorno sin palabras
en cada uno de los recuerdos.
Esa imagen precisa,
quieta en el tiempo,
como una nube desguarnecida en el cielo,
que sólo supiera de nosotros
cuando las caricias de la ausencia
viajan en un tren de ida y vuelta.




Foto

martes, 20 de mayo de 2008

Me hablas del adviento






Me hablas del adviento,
de la memoria de la carne
y de esta primavera
donde muertos los tambores
resuena la lluvia
entre los acantilados de las calles.
Derrocar el principio del deseo,
precipitarnos el uno en el otro,
en su sal de arenas
o en el pulso intrépido de la noche,
eso que es como salir
y ser de tu boca la humedad
o de la mía el lenguaje fraticida y salvaje,
para en un lugar sagrado,
un motel de carretera por ejemplo,
donde las sombras son silencios que se buscan,
saciarnos de mar, de cerezas,
de todas las frutas de este mayo lluvioso,
de todo lo que la sierpe ha arrebatado a los días,
de todo por lo que todavía merece la pena
perderse el uno en el otro.



Foto

lunes, 19 de mayo de 2008

La maleta





Puedo tener una maleta llena de viajes,
esas tristezas que andan con nosotros
y que humedecen las horas de silencios
como los barcos que se sujetan a los muelles
antes de que el atardecer los derrote.
No hay juego sin azar y sin tahúres,
no hay esperanza que en el amor haya limpieza,
tenemos los dos las cartas marcadas.
Siempre que me tienes en tus brazos,
al borde de la piel,
entregado en tu sexo y en tus senos,
buscas aferrarte a mi espalda,
que me funda en ti,
que sea tuyo,
en ese goce preciso que nos sirve el deseo.
No existe más,
quizás esa diversidad nos haga encuentro,
la diferencia de los dos
atrae la noche,
aunque tú guardes ases en la piel,
entre las orillas que busco de tu anatomía
y yo me reserve un billete en un tren de la noche,
donde la soledad viaja en coche cama.


Foto

domingo, 18 de mayo de 2008

El banco de la avenida


Hoy me siento en el banco de madera de mi calle.
Hay uno cada treinta metros. Nuevos, ideales,
hechos para dejar pasar el tiempo mirando a las personas.
Puedo esconderme allí como en cualquier otra parte.
Solo, llevado por esta humedad que transporta lejos.
Hace frío y empieza a anochecer.
El viento se racima entre las hojas verdes de mi árbol preferido
que majestuoso se deja llevar en el lance de la tarde.
No se oyen los pájaros, ni los coches, ni pasa nadie.
Es una noche casi en esta tarde de domingo
y se diría que toda la tristeza de un segundo
se hace eternidad en la avenida.
Podría soñar con estar lejos,
siempre estoy a punto de irme lejos,
tengo en la terraza, junto a los rosales,
un muelle que alterna su fidelidad con los silencios,
pero hoy estoy aquí para que me vean tus ojos
y sepas dirimir si los instantes como las palabras pueden crearse
o como yo creo se han marchado rumbo del sur
buscando la calidez de los pájaros
y el color azul de los océanos.



Foto

Sombra huidiza






Como surgen en la noche las palabras,
interminables, duras, sinceras
con el brillo perpetuo del fuego
y esa cálida mirada que tiene el deseo
cuando la humedad se hace carne, piel, miedo.
Así en mis dedos irrumpen las caricias,
buscándote entre todas
aunque la noche se haga un desierto
y tú seas la sombra huidiza
que arde en las farolas.




Foto

viernes, 16 de mayo de 2008

Aunque seas sangre...






Aunque seas sangre en la noche
hundida en el fértil deseo
de un desierto nocturno,
en la cama
sepas de los quehaceres de las abejas
y en mi piel la dicha venga de la miel
deliciosa a que me sometes,
tengo el señuelo del amanecer,
la soledad de los muelles de la luna,
el sabor de todas las ausencias
y ese duro saberme siempre
en la distancia de un puente
donde tú nunca has podido esperarme.





Foto

jueves, 15 de mayo de 2008

Un tren..






Un tren en la noche es un faro en el mar de la soledad.





Foto

miércoles, 14 de mayo de 2008




Soy tan extraño a mi mismo que apenas me reconozco.
Porque sé como palpita mi corazón
y como mueve cada cierto tiempo mi sangre roja
al respirar digo: “sí soy yo, soy yo





Foto

martes, 13 de mayo de 2008

En un lago soy






En un lago soy una sombra o un cuchillo.
Puedo pasar desapercibido
entre el rumor de las hojas de los álamos
cuando se mueven por la brisa de la tarde
o ahondar en el agua,
cortarla como la tijera perfecta de un sastre.



Foto

lunes, 12 de mayo de 2008

Siempre quedan las palabras






Entre los puentes
siempre quedan las palabras
como un eco antiguo...
Las de los amantes,
las de los solitarios,
las de los suicidas.



Foto

domingo, 11 de mayo de 2008

Irradia el día





Irradia el día una nostalgia antigua,
vertida en los rincones,
nos deshace el alma.
Tú sabes de estos días,
los quizás imperturbables y del acoso,
que habitan en un nido de presunciones y silencios que nos atan.
¿Cuántas preguntas se quedan en tus labios?,
nunca lo he de saber,
del mismo modo
que mis ojos no hablan
cuando te acarician
dormitando en tu cuerpo.
Es el día, será la tarde su progreso inevitable,
pero cada vez más me encadena un desierto,
un horizonte plano y opaco,
en él tampoco existen muelles
y los barcos son los restos perdurables
de todos mis naufragios.



Foto

viernes, 9 de mayo de 2008

Me despierto






Me despierto. Tu duermes.
Soy un faro silencioso
anunciando una luz
en un muelle vacío.




Foto

jueves, 8 de mayo de 2008

Tengo tu olor






Tengo tu olor en las cadenas del hambre.
Prendido en mi boca un sabor de humedad
que se hace hueco de espera
mientras llegas desnuda
sin más dolor que el de las rosas.




Foto

miércoles, 7 de mayo de 2008

Puedo ser tantos...






Yo puedo ser tantos y uno sólo.
Dibujar en ti un sueño.
Plasmar una película.
Esculpir todos los deseos.
Amarte en horas pares.
Abotonar la noche.
Descerrajar la tarde en que me miras.
Abanicarte o soplar con mis labios por tu cuerpo.
Ser el viento de tu dicha.
Calmar tu espalda.
Comerte, devorarte, sentirte
todo en el mismo rato, en la misma tarde.
Puedo ser uno sólo
pero tantos como tu amor me implora.



Foto

martes, 6 de mayo de 2008

Un bosque






Un bosque donde devorarnos.
Nadie sabrá nada.
Nadie nos buscará.
Nadie encontrará
más que nuestros huesos
mezclados y dispersos.



Foto

Leonard Cohen - Suzanne

lunes, 5 de mayo de 2008

Nombrame a mi






¿Qué ha de hacer mi lengua en tu sexo
para que al gozar y gemir sujetando mi pelo
me nombres con mi nombre y no con tu pasado?



Foto de Tom Fischer

LATE CHOCOLATE...más sobre la petite mort

domingo, 4 de mayo de 2008

No tendré de nuevo este amanecer





No tendré de nuevo este amanecer.
Hay un pájaro susurrando
una melodía en el jardín,
es triste e intensa,
mientras tú desnudas mi alma
en el hueco imposible de un sueño.
Cada vez que veo el mar
me parece recoger todos los recuerdos
como peces vivos que saltan ante mí
y en las manos se escurren, húmedos,
apasionados y dolorosos,
y al respirar tientan resucitar
de entre los viejos balcones del pasado.
A veces te nombro y en las tardes
suele suceder que en el horizonte
el océano pida su cuota de sangre
y es allí donde me enfrento a su silencio
y un escalofrío se lleva un poco más de mi vida.




Foto

sábado, 3 de mayo de 2008

Detrás de mis palabras







Detrás de mis palabras siempre se esconde la verdad,
esa que se desviste tras las cortinas de la casa
y que sale cuando el silencio de la habitación le da motivos.
Nada llevo en los bolsillos que se pueda decir que es algo preciado,
debe ser conforme a todo que mi cartera guarda la vida
y me hace suplantar la personalidad de otro,
un ser apreciado por la sociedad y con éxito.
Por mi parte cada vez me desprecio más,
he llegado a tentar el abismo,
pero como soy un cobarde
y siento la vileza del vértigo
he preferido seguir este juego
el que me hace ver todo lo que me rodea
como algo lleno de emociones
y sufrir los golpes de la calle en mi cuerpo….
Me he convertido en un fajador nato.




Foto

viernes, 2 de mayo de 2008

Nunca nadie te lo dijo





Nunca nadie te lo dijo

Sé que puede haber desiertos tan cercanos a nosotros
como al borde de esta cama que nos resguarda.
Al sur de esta habitación vislumbro las dunas
y siento en el aire, como un viento calido
trayendo el polvo de su arena.
B.B.King toca junto a mi corazón
y su voz me desvela el lado de la mañana
que tú habías ocultado bajo los besos.
Diana, Deedles para los amigos,
y su melodía sabe de fuentes que a veces no recuerdo.
Debe ser mayo, debe ser el jazz,
pero cuantos desiertos perduran en mí
y siguen sosteniendo la línea roja que me hace callar…
no one ever tells you…

Foto

jueves, 1 de mayo de 2008

Tú me amas








Tú me amas,
pues tu deseo
comparte la soledad de mis caricias
y el afán que reservo al horizonte
cuando deja de ser él
y sólo es una línea roja en el ocaso.
Sabemos cuanto silencio se desborda entre los dos.
En su marea de sombras quebradizas
nos abandona en un naufragio diario
cercando los muros de sus besos fríos, grises,
en ese lugar de soledades compartidas
en que nadie está a salvo de morir sin ser un héroe,
solamente atado a un tubo de barbitúricos
o al inclemente dolor de una botella de bourbón.




Foto

Seguidores

Los poemarios

Los poemarios

Archivo del blog

Páginas vistas en total